[quads id=1]

CAF presentó el del Reporte de Economía y Desarrollo (RED) 2018 «Instituciones para la Productividad: hacia un mejor entorno empresarial», el cual concluye que “América Latina requiere de la ejecución de una agenda de reformas institucionales que facilite el desarrollo de un entorno más fértil para la empresas que incentive la innovación, la eficiencia en la asignación de recursos y una mayor integración productiva”.

“Al mirar el panorama general de Latinoamérica el estudio concluye que el rezago en la región se debe, principalmente, a una muy baja productividad de todos los sectores que conforman sus economías, más que al hecho de que la región tenga, en comparación con países desarrollados, una fuerte concentración de sus recursos en sectores de particularmente baja productividad” destacó la CAF.

El estudio revela que “América Latina tiene un nivel de ingreso per cápita de alrededor de 26% en relación al de Estados Unidos, cifra que indica que el comportamiento de la región en los últimos 50 o 60 años  ha mostrado avances pero insuficientes para impactar de manera positiva el desarrollo, ya que en la década de los 60 el PIB per cápita de la región fue, en promedio, 19% al de Estados Unidos”.

 “La información que recaba el RED 2018 aporta un diagnostico comprensivo de las realidades país, indicándonos que hay retos significativos en materia de productividad en la región. Panamá ha logrado repuntar en diversos índices pero es necesario afianzar  políticas públicas   con un a enfoque  transversal para  el mejor  desempeño de  los sectores productivos” resaltó Mauricio Salazar, director encargado de la Oficina de CAF en Panamá.

CAF explica que “el RED 2018 se enfoca en factores institucionales que transversalmente afectan a las empresas como el grado de competencia, el acceso a insumos y cooperación entre firmas, las relaciones laborales, y el financiamiento. La evidencia muestra que las economías de América Latina tienen en promedio mercados donde el nivel de competencia es menor en comparación con regiones más desarrolladas, lo cual se refleja en altos márgenes de precios, especialmente en el sector servicios. Para mejorar este aspecto, es muy relevante incrementar las capacidades de las agencias de defensa de la competencia, reducir barreras de entrada a las empresas, fomentar la innovación, ampliar el acceso al financiamiento y profundizar el comercio y la integración internacional que aún se ven limitados por barreras para-arancelarias y logísticas”.