[quads id=1]

La base de crecimiento para la mayoría de las organizaciones hoy en día se resume a la transformación digital, por otro lado, las instituciones financieras siguen considerando la seguridad como uno de los problemas más grandes que representa esta transformación.

Anthony Giandomenico, Senior Scurity Strategist de Fortinet asegura que la naturaleza de los datos almacenados por los servicios financieros exponen a este sector a ciberataques. Sin embargo, la ciberseguridad debería ser considerada como una aliada de las instituciones financieras al momento de la incorporación de servicios digitales y cumplimiento de regulaciones dentro de la industria.

La seguridad durante la transformación digital permite asegurar el valor de la marca, la continuidad del negocio, el cumplimiento legal y regulatorio, la información y seguridad de los clientes, el costo eventual del remedio en caso de ciberataque y el prestigio de la empresa. Es de suma importancia contar con la información actualizada y en tiempo real de las potenciales amenazas.

La combinación de nuevas tecnologías con sistemas heredados y el acatamiento a estándares de cumplimiento dificultan la protección de datos en el sector financiero. En el Informe del Panorama de Amenazas de Fortinet, se destacaron las amenazas hacia varias industrias, entre ellas el sector financiero. Las tres amenazas más destacadas en el informe son:

  1. Silence Group es una empresa criminal que hurta datos con herramientas cada vez más sofisticadas. Inicialmente su rango de alcance era Rusia y Europa, sin embargo, han incluido países como Australia, Canadá, Irlanda y Suecia en su radar.
  2. Emotet utiliza módulos de robo de información, ransomware y troyanos para robar bancos. Una de las modalidades más vista en Latinoamérica en el pasado año. Este es uno de los malware más costosos y destructivos que afectan las instituciones financieras públicas y privadas.
  3. LockerGoga, es una variante de ransomware que apareció a inicios del 2019. Al ser una modalidad nueva, se desconoce el objetivo de las interrupciones en los sectores financieros de Europa y Estados Unidos.

Para los ciberataques se utiliza tácticas avanzadas para eludir los sensores de seguridad y alcanzar sus objetivos desapercibidos.

Las modificaciones de dichos modus operandi no van a cesar, por este motivo se recomienda utilizar las mejores herramientas de defensa y de detección de posibles amenazas para reducir el impacto de los ciberataques.