Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Feliz día de los museos. ¿Cuántos museos has visitado en tu vida pre-covid19? ¿Cuántos has visitado en época de epidemia? ¿Cuántos planeas visitar post-epidemia? Hoy es día de los museos.

Tal vez de mis lugares favoritos para visitar siempre que estoy en Ecuador o voy de viaje hacia algún lugar. Tuve la oportunidad de trabajar con museólogos, historiadores, antropólogos, arqueólogos, científicos, desarrolladores de VR, AR y games, cuando desarrollamos un proyecto de museo interactivo.

Quito, 18 de mayo, 2020.- La experiencia de vivir la historia o jugar con el agua para analizar las teorías de la física, experimentar con las fórmulas químicas para explicar los componentes de ciertos alimentos o entender el desarrollo de la sociedad antigua y cualquier otra temática será siempre divertido cuando así sea concebido. 

Vivir dentro de un cuadro de Vincent van Gogh en L´Atelier des Lumieres en Paris y todo lo que puedes generar con la imaginación y la tecnología hoy disponibles, simplemente es espectacular. Hasta museos como el de Anne Frank en Amsterdam (siendo una historia tan triste) te genera una sensación inolvidable gracias al impacto en tu mente y cuerpo (pero más que nada en tu mente). 

Cuando era pequeña, uno de los museos que más me impresionó en las excursiones de escuela, fue el Museo de Cera de la matanza del 2 de Agosto en Quito. Las imágenes me eran tan reales y la historia tan impactante para una niña de 7 años que jamás, se ha ido de mi cabeza. Cada extranjero que ha visitado mi casa, ha ido a verlo por recomendación. Claro, hoy no me resulta tan impactante, uno crece y la forma de mirar cambia. En efecto los museos de cera en el mundo, han tenido un desarrollo impresionante gracias al incremento en tecnología. 

Desarrollar un museo fue una de las experiencia más hermosas que he tenido en mi vida y más aún, cuando tuve la posibilidad de unificar, muchas temáticas que podríamos explorar y brindar experiencias que se estaban viviendo en otros países a través de juegos, AR y VR; las alianzas generadas con museos renombrados y tener acceso a las mentes más creativas que he conocido, conversar e intercambiar sueños, realmente fue una época fabulosa.

Para que decir mucho. Una de las muestras más exitosas es la trilogía de la película Una Noche en el Museo. Más claro, imposible. Ver un museo que toma vida, hace renacer al caído Museo de Historia de NY. 

El trabajo que existe tras bambalinas en un museo, se caracteriza por contar historias que te hagan vivir una experiencia. Crear esto es fantástico. La cantidad de personas que trabajan en traernos vivencias que solo nuestra imaginación adaptará a lo que nuestro subconsciente genere tras los impulsos recibidos, produce una personalización de tal manera que aunque todos vemos lo mismo, cada uno lo puede percibir de distinta manera. 

Uno de los sentidos más valiosos de la humanidad es justamente la imaginación, para unos se alimenta de las experiencias vividas por si mismo, para otros, por lo que escuchas, los olores que captas, la sensación del sentir al tacto y mucho más. Para mí, la imaginación se alimenta de todo.

Antes de la pandemia, en el mundo de los museos, la tecnología estaba incrementando las visitas debido a la gran variedad de actividades que puedes generar. AR y VR son herramientas que estaban ya en incremento dentro de las facilidades de los museos. Además de las muestras en touch screens que ya se volvieron “típicas” o que si no tenía un museo, ya era como extraño y percibías que “algo” más interesante estaría por venir. 

En América Latina hay tanto por hacer en este segmento de la industria del “entretenimiento”. Si hay muchos competidores para los museos, pero hasta el museo de noticias en Washington DC es excepcional y único. 

Mencioné L´Atelier des Lumieres en Paris, por la gran aceptación del público que hubo a penas abrió sus puertas. Un lugar sin igual, sin duda, en el que te emerges dentro de las imágenes que se proyectan, básicamente es un sitio abierto, como un galpón, pero lleno de tecnología para proyectar los artes de grandes artistas o desconocidos que generan una experiencia sensorial completa.

Touch screens, AR, VR, nomenclatura para ciegos, auriculares, videos, impresiones 3D y muchas más herramientas estaban ya en uso y se marcaban como tendencias crecientes. 

Hoy con la pandemia, hemos sido testigos que la experiencia que estos sitios generan no tiene límites. El Museo del Prado ha construido historias con niños siendo parte de los cuadros más famosos, videos que se han viralizado por todas partes.

En Ecuador, las experiencias también se han incrementado, gracias a este tiempo en familia y nuevamente a través de tecnología, nos permiten vivir momentos que tal vez nunca pensamos. Hay temáticas para todos los gustos. Series de exposiciones y encuentros incluyendo conferencias. Los museos salen al encuentro del público, cosa que no pasaba. Y me encanta! Ya era hora que lo hagan! 

Las marcas deberían estar presentes. Me apena que en Ecuador y de manera general en América Latina, las marcas no patrocinan este segmento de la industria del “entretenimiento”. Hay maneras increíbles de hacerlo. 

Si vamos a la teoría, lo que busca toda marca es generar una experiencia de valor a su consumidor. Me pregunto entonces: ¿Qué esperan?

Las marcas deben estar presentes, sin ser vistas, sin tener su nombre ahí necesariamente. ¿Cuándo han visto que el Louvre tenga marcas evidentes en su entorno? Sin embargo, les comento que en mi experiencia, una de las fuentes de financiamiento más importantes para los museos en el mundo es el patrocinio de marcas interesadas en generar una mejor sociedad (educada, consciente de los demás, respetuosa con el medio ambiente, generadora de mejores oportunidades, respeto a los derechos de todos, conocimiento de sus obligaciones, y mil otros factores que nos construyen como mejores seres humanos y por consecuencia, mejor sociedad).

Si decimos que los consumidores hoy quieren marcas que hacen “story doing” entonces pongan en práctica lo que ya saben. Sigamos el principio KISS! Más obvio, imposible! 

Vivan los museos! Vivan las experiencias de valor! Vivan las experiencias que enriquecen el conocimiento! Y vivan las marcas que lo hacen posible! 

 

Aclaración: Foto de portada pertenece al portal del Museo Del Prado