[quads id=1]

girlscoutsLa temporada de ventas del año pasado representó para los Scouts un total de USD $785 millones. Una de las bonanzas del marketing jamás antes vista en las ONG de los Estados Unidos. Pero esa cifra no es la única interesante, también lo es el más de millón y medio de niñas que se encargan de las ventas. Ellas administran más dinero del que pueden imaginar, desarrollan habilidades de ventas y hasta ganan premios.

 

El esfuerzo no se concentra únicamente en las ventas. También en que el cambio sea donado para causas como los soldados en el extranjero, la fuerza policial, o los bomberos de la localidad.  Por lo que las ventas y el modelo de compensación se asemejan cada vez más a una carrera en levantamiento de fondos de una empresa privada.

 

Los ingresos ventas se destinan a ayudar a otros scouts con sus becas, como aporte para el Consejo de Niñas Scout y para cada tropa. Pero más allá de las ganancias monetarias o de los premios recibidos está en el entrenamiento permanente. De acuerdo a Daniel Pink, quien recientemente publicó su libro “To Sell is Human,” el ejercicio logra que los niños introvertidos aprendan a pedir y que los extrovertidos aprendan a escuchar.

 

No se trata únicamente de las ventas, sino de todo lo que conlleva el ejercicio como tal. Generar responsabilidad y retos en los niños puede ser un paso en firme hacia su profesionalización y futuro laboral. Siempre, teniendo en mente que las responsabilidades no pueden estar reñidas con su edad.