Richard Martínez,ministro de Economía y Finanzas, inauguró el VI Congreso Latinoamericano de Economía y Banca (CLEC) 2018, que se desarrolló en Quito con la participación del sector público y privado de la región y reiteró el compromiso de luchar contra la corrupción y fortalecer las finanzas públicas.

En su exposición ‘Entorno económico nacional’, partió de un diagnóstico sobre los grandes desequilibrios por corregir en los sectores externo, monetario, real y fiscal. Posteriormente se refirió a la nueva visión que orienta a la economía ecuatoriana, en la cual se trabaja y cuya trayectoria de cifras demuestra avances. “El déficit fiscal, entre enero y agosto de 2018, se redujo en USD 1.150 millones, lo que representa una disminución del 53,5% en comparación con el mismo periodo de 2017” explicó Martínez.

Reiteró que  “gracias a una mayor transparencia y lucha contra la corrupción, la imagen del país mejora en los distintos mercados y foros internacionales…Una economía abierta al mundo, un Estado que facilita y controla con eficiencia, un sector privado competitivo y dinámico, condiciones favorables para la inversión privada y una sinergia entre política fiscal y productiva constituyen la nueva realidad que se va consolidando en el Ecuador con diversos mecanismos de política pública”.

Enfatizó en que el Plan de Prosperidad es la hoja de ruta. “Tiene seis pilares estratégicos: sostenibilidad fiscal, cumplimiento de compromisos internacionales, la Ley de Fomento Productivo, pisos de protección social, impulso a la inversión privada y transparencia. Alrededor de estos, se han planificado varias acciones para optimizar los recursos estatales y reactivar la productividad”.

Con la reducción del tamaño del Estado se espera generar ahorros e ingresos por USD 350 millones y, por la reducción de gastos excesivos, USD 150 millones anuales. Con la transparencia en las compras públicas se ahorrarían USD 400 millones; mientras que al sostener la inversión realizada en infraestructura se generarían ingresos por USD 3.000 millones.

“El Plan de Prosperidad tiene como prioridad la protección a los más vulnerables y la reactivación multisectorial. Para ello, se contempla incrementar la cobertura de protección social, un plan de crédito para los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano, el pago a los jubilados, la simplificación de trámites para mejorar la calidad de vida y el financiamiento a través de la banca pública, por USD 1.300 millones, para la reactivación multisectorial” dijo el ministro.

Al finalizar, el Secretario de Estado invitó a la banca a facilitar el acceso a crédito para quienes salen de la Central de Riesgos, gracias a la remisión de intereses; a fomentar el crédito productivo; a traer fondos desde el exterior en mejores condiciones; a enfatizar los microcréditos y a aprovechar la confianza de los ecuatorianos en la banca para concretar el proyecto Billetera Móvil, ya que existen casi dos millones de personas que se pueden bancarizar, reduciendo el uso de efectivo y fortaleciendo la dolarización.

Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas