[quads id=1]

“Estrategias empresariales para liderar la fuerza de trabajo del futuro – MAMÁS 4.0”, fue el evento organizado hace unas semanas, por Grupo Lila en colaboración con Deloitte Consulting. Durante el evento, se presentaron los resultados de un estudio que develó el ADN de la madre profesional ecuatoriana, realizado por Ipsos, con el fin de marcar una nueva ruta en la inclusión de madres en el mercado laboral y fomentar políticas empresariales que respalden la maternidad.

«Se intenta comenzar a explorar y evidenciar que las mamás profesionales tienen las mismas o mejores capacidades laborales y pueden, por lo tanto, cumplir las mismas metas de trabajo que grupos de mujeres y hombres que se encuentran actualmente trabajando» afirmaron las organizadoras.

Julia Helena Carrillo de Ipsos, explicó que «el estudio realizado comparó las áreas conductual,  cognitiva, de liderazgo y de competencias entre ambos géneros y condiciones de cada uno, encontrando similar desarrollo en todos los segmentos. Sin embargo, si bien los hombres de cargos medios altos poseen una mayor fuerza y concentración en ciertas características asociadas al liderazgo, las madres LILA (madres profesionales que en algún momento de su vida ocuparon puestos de trabajo de rango medio-alto) desarrollan más características de manera natural» afirmó.

Se determinó también que “las creencias culturales limitan la inserción laboral de las mujeres”. «La brecha salarial en Ecuador es de aproximadamente el 26.9%, y está respaldada por una infundada idea de que si una mujer gana más que su esposo, esto le provocará problemas».

Rania Anderson, coach ejecutiva estadounidense, fundadora de The Way Women Work, quien fue parte del encuentro, afirmó que «las mujeres aprendemos a trabajar con hombres, pero los hombres no saben cómo trabajar con mujeres». Propuso «eliminar toda práctica empresarial de inequidad de género, y Expandir, Alentar y Hacer Partícipes a las mujeres dentro de las empresas, para que ellas sean el cambio productivo que se busca».

El evento incluyó también un foro en el que participaron Roberto Estrada, socio de Deloitte Consulting, el Ministro de Trabajo, Raúl Clemente Ledesma Huerta; Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción (CIP); y, Fernando Quevedo, representante del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Estrada hizo referencia al estudio anual que realiza Deloitte, “Tendencias de Capital Humano” en el que participan 11.000 líderes a nivel mundial, sobre las mejores prácticas en el mercado laboral. De acuerdo con este estudio, indicó, existe una tendencia muy fuerte a construir la “empresa social”.

Analizó además lo que llamó “el nuevo ecosistema laboral” el cual ya no reconoce únicamente la modalidad de trabajo bajo relación de dependencia, sino que es fundamental aceptar y aprovechar nuevos espacios, desde los cuales la personas puedan contribuir con las organizaciones sin limitarse por un esquema laboral rígido y que, “sabemos, en otros países puede ser más flexible y esto permite una inclusividad mucho más importante para la participación femenina”.

Explicó que, anualmente, Deloitte realiza un estudio para conocer la situación laboral de las madres que laboran en Ecuador y estas son algunas cifras destacadas:

  • Un 19% asegura que entre 10 a 20 mujeres que se encuentran en puestos estratégicos son madres.
  • El 4% de los encuestados reportan que de 20 a 30 ejecutivas tienen hijos, seguido de un 5% correspondiente al rango entre 30 a 40 mujeres.
  • Por último, el 6% indica que más de 40 de las profesionales de su empresa, son madres de familia.
  • También se consultó a las empresas sobre las políticas de flexibilidad laboral que tienen para madres ejecutivas, entre los que se destacan los permisos especiales relacionados con la familia con el 33%.
  • En cuanto a las principales razones para que se mantengan diferencias salariales entre hombres y mujeres, la primera radica en la cultura; es decir, la creencia que los hombres deban ganar más que las mujeres con un 27%, seguido por una menor negociación por parte de las mujeres (26%).
Fuente: Pacto Global Ecuador