[quads id=1]

El nuevo Reglamento de Alimentos y Bebidas fue expedido por el Ministerio de Turismo, y deroga la resolución 172 de 24 de noviembre de 1989, bajo la cual se ha venido regulando a la actividad turística de alimentos y bebidas. El nuevo Reglamento clasifica a los establecimientos turísticos de alimentos y bebidas en siete categorías: cafeterías, bares, restaurantes, discotecas, establecimientos móviles, plazas de comida y servicios de catering.

La normativa está enfocada en tres pilares fundamentales: que los establecimientos cumplan con servicios de calidad, que tengan espacios adecuados y que respeten las normas para la manipulación de alimentos, de modo que se garantice un buen producto para los turistas.

Este instrumento legal tiene como objeto “(…) regular, clasificar, categorizar controlar y establecer los requisitos para la actividad turística de alimentos y bebidas a nivel nacional.” 

Por tanto señala las exclusiones directas a los establecimientos que no podrán ser considerados como turísticos y eleva los estándares de calidad de aquellos turísticos, lo cual permitirá brindar una mejor experiencia a los distintos usuarios.

Los establecimientos de acuerdo a la categoría que alcancen podrán reconocerse a través de: Tenedores (restaurantes), tasas (cafeterías) y copas (bares y discotecas) así como con categoría única (establecimientos móviles, plazas de comida y catering).

El reglamento plantea requisitos obligatorios para cada una de las tipologías y a su vez requisitos con puntajes que determinarán la categoría del establecimiento para ello se ha considerado tres puntos fundamentales los cuales son: buenas prácticas de manufactura, servicios e infraestructura.

“El Reglamento considera a la calidad como uno de los pilares principales, con el fin de generar valor agregado en la prestación de servicios turísticos. Por ello, busca elevar los estándares en la prestación del servicio turístico para generar un destino competitivo a nivel mundial” destaca el Mintur.

“Además, promueve la profesionalización y capacitación del personal que trabajan en el ámbito de alimentos y bebidas y permite que los productos que se ofertan a través del menú sean de fácil compresión al usuario” agrega.

La elaboración del reglamento contó con varias socializaciones realizadas tanto a instituciones públicas, academia y representantes del sector turístico en distintos lugares del país.

Los establecimientos tendrán un plazo para poder cumplir con los nuevos requisitos señalados en la presente normativa, tras el cual una vez vencido será de observancia obligatoria su cumplimiento, caso contrario los establecimientos no podrán continuar con la categoría turística y deberán pasar al control de otras instituciones.
Fuente: Ministerio de Turismo