¿Recuerdan a Willy Wonka?, el protagonista de la afamada película “Charlie y la fábrica de chocolate; seguramente lo recuerdan. Este inconfundible personaje ha dejado una huella, no solamente en nuestros recuerdos de la infancia sino también en un tema muy importante para muchos de nosotros, el marketing y la publicidad.

El carismático Johnny Depp es quien interpreta a este inolvidable personaje, Willy Wonka, el mismo que tenía innumerables herramientas tecnológicas en su fábrica de chocolate. A pesar de que la tecnología era uno de los factores de éxito para su negocio, el estaba más preocupado por las experiencias que vivían todos los visitantes de su fábrica. Lo que Willy Wonka buscaba es que todas las personas que realizaban una visita a su fábrica experimentasen una variedad de sorpresas y hasta que literalmente, sintieran la magia en el aire. Esta técnica que Wonka utilizaba en su famosa fábrica de chocolate la realiza actualmente la marca deportiva Puma en su estrategia de marketing y publicidad.

Durante la conferencia “ANA Mobile Marketing” llevada a cabo recientemente en Nueva York, Adam Petrick, director global de la marca Puma menciona que Wonka se aproxima al éxito de maneras diferentes y únicas, Wonka es todo menos tradicional y así su estrategia resultaba mejor de lo esperado.

Es por eso, que siguiendo este gran ejemplo, Puma tampoco es una marca tradicional, y busca constantemente nuevas estrategias de marketing para llegar de una mejor manera a los clientes y diferenciarse así de sus rivales; un ejemplo de esto es el rediseño de su tienda en Londres, inaugurada el pasado mes de marzo del presente año. Esta tienda está equipada con algo que Puma ha denominado “Joypads”, son 32 pantallas táctiles sincronizadas que permiten al consumidor comprobar su memoria y su tiempo de reacción a juegos que se actualizan constantemente.

Además, en la tienda Puma de Londrés, la marca tiene varias sorpresas, por ejemplo una llamada “Puma Pepshow”, una caja roja que se abre y deja ver al cliente un video inesperado en su interior. EL video no cuenta nada acerca de la marca, es sólo una visión de mondos completamente diferentes, como un hámster corriendo en una rueda por ejemplo, videos graciosos y cosas por el estilo.

Por otro lado, para hacer más sencilla la experiencia de compra a sus clientes, la tienda de Puma en Londres está equipada con varios iPads que permiten al consumidor comprar productos directamente desde la tienda online de la marca deportiva. De esta manera, el cliente puede comprar el producto en la talla y color deseados y evita tener que ir cargado con bolsas a casa.

Según Petrick, la tecnología presente en la tienda de Puma en Londres pretende sumergir al consumidor en el universo de la marca y hacerle sonreír. De esta manera, el cliente recuerda las experiencias allí vividas y habla de ellas con sus amigos. Para Puma, que sus clientes hablen de ella a otras personas es el mayor éxito.

Como Wonka, Puma es una marca que no parece estar preocupada por los tradicionales indicadores de eficiencia empresarial. En lugar de eso, Puma pone siempre a su marca en primer plano y busca maneras originales de sorprender y divertir al consumidor.