[quads id=1]

Eduardo Ribeiro Golin, director del Departamento de Financiación y Promoción de inversiones en  Turismo del Ministerio de Turismo de Brasil, compartió con MarketingActivo la experiencia del Mundial 2014, las expectativas de los Juegos Olímpicos 2016 y las metas para el 2022 en el campo del turismo para Brasil, la mayor economía de Sudamérica, la séptima economía en el mundo en el sector turístico y sin duda, el mercado más grande en nuestro continente. A continuación, sus criterios.
Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014

Un punto de inflexión para el turismo de Brasil. Nos preparamos durante 5 años antes para ser anfitriones del evento: infraestructura, transporte, seguridad, estadios… fue un gran evento para anticipar inversiones que teníamos que hacer. Creamos más de un millón de empleos durante el mundial. En el impacto de la economía, estos grandes eventos deben ser vistos a largo plazo, pero si lo vemos incluso a corto plazo, recibimos más de un millón de turistas, más de 3 millones de brasileños viajaron internamente para participar de esta fiesta. Del millón de turistas internacionales recibidos, aproximadamente provinieron de 200 diferentes nacionalidades, visitaron más de 400 ciudades en Brasil, no solo las ciudades anfitrionas del mundial. Esto representa el re posicionamiento que tiene Brasil como marca.

La mayoría de personas que vinieron, provenían de Sudamérica, en primer lugar: Argentina, con más de 160.000 visitantes; en segundo lugar los Estados Unidos (aunque no de Sudamérica, sigue siendo América) con 110.000 visitantes; luego Chile, Colombia, México, con 40 y 50 mil visitantes aproximadamente.

Las calificaciones fueron muy buenas. El 95% calificó su experiencia como satisfactoria en: hospitalidad, gastronomía y seguridad, como factores sobresalientes. Y esto, nos dio la oportunidad de re posicionar Brasil, especialmente con el hecho de la seguridad, lo que siempre ha sido un factor importante, no solo en nuestro país, sino en toda Sudamérica.

Mirando a largo plazo esto es la oportunidad que tenemos de retener estos turistas, pues entre el  95% y 96% marcaron como interesados en regresar al país.

 

Los Juegos Olímpicos 2016

En la copa mundial tuvimos 12 ciudades anfitrionas y estuvieron ubicadas en todas las regiones del país, así concentramos turistas en diferentes partes, por ejemplo, los británicos estuvieron en la parte norte y pasearon toda la región. Los juegos están concentrados en Río, para el mundial esperábamos 600.000 personas y recibimos un millón, para los Juegos Olímpicos esperamos recibir 460.000 y probablemente este número puede cambiar ya que queremos aprovechar para atraer más turistas a Brasil durante los juegos de invierno con nuestra nueva imagen.

Sin embargo, el objetivo es aprovechar los Juegos para que se expanda el turismo, por ejemplo, en el mundial, Floreanópolis ocupó el lugar 15vo. entre las ciudades visitadas y no tuvo ningún partido del mundial, Foz de Iguazú ocupó el puesto 12vo. y recibió más turistas que Manaos que tuvo partidos. Así que no es solo Río, lo que Brasil tiene que hacer son estrategias que promueven otras ciudades brasileñas. Durante el mundial, Río fue la más visitada alcanzando el 70% de turistas.

Los turistas internacionales en Brasil: el 80% permanecen de 13 a 15 días y su gasto per capita alcanza US$ 2.100; australianos y mexicanos fueron los que más gastaron, alcanzaron un valor promedio de US$ 3,000. El gasto directo durante el periodo del mundial alcanzó US$ 1.6 billones.

 

Inversiones en Brasil

A pesar de la burocracia que existe en Brasil, esperamos US$ 5 billones en inversiones hoteleras para el 2016 para alcanzar aproximadamente 400 hoteles en todo el país. Aunque hay burocracia, las inversiones se están haciendo.

Cuando hablamos de burocracia, hablamos de una agenda que tenemos que trabajar para realmente incrementar la competitividad del país como un destino de inversiones y turismo, por ejemplo: leyes laborales e impuestos, entre otros; nosotros ya sabemos esto, pero es más fácil saberlo que hacerlo.

Si miramos todo lo realizado desde 1992 hasta ahora, por ejemplo, hemos incluido más de 45 millones de personas en la clase media. La tendencia de crecimiento sigue, nuestra inflación para el 2016 esperamos que sea 2,45%, tenemos muy claro los puntos macroeconómicos, pero tenemos que mejorar nuestra agenda de competitividad y no solo se trata de burocracia, sino también de ser capaces de incrementar los estándares, las habilidades de nuestra gente, el profesionalismo. Durante el mundial, capacitamos más de 90.000 personas; se trata de atraer escuelas de profesionales, incluso de programas de intercambio. Así que la agenda de competitividad en Brasil pasa por un marco legal que debe ser mejorado, todos esto puntos para incrementar el profesionalismo de nuestra gente, también por mejorar nuestra promoción -el mundial fue muy bueno para esto- y de ser capaces de crear mejores condiciones para el crédito.

En el escenario de 2013, invertimos US$ 500 millones en créditos para el turismo; en los tres últimos años hemos invertido US$ 13 billones, así que es muy diferente, necesitamos mejorar las condiciones, y podemos ser mejores de lo que somos, pero de lo que éramos a lo que somos, hay una gran mejoría.

 

Brasil a partir del 2016

No se puede ver a los Juegos o al Mundial como un estadio en una ciudad, se debe ver como un instrumento catalizador del crecimiento de la economía del lugar, para generar más empleos e ingresos. Tenemos planes específicos, uno de los grandes es que podamos recibir 7.9 millones de turistas internacionales, hoy día recibimos 6.5 millones. Otra meta, pero para el 2022, es convertirnos en la tercera economía del mundo en turismo, hoy somos la número 7. Lo mismo para el turismo doméstico, tenemos números, no es fácil, depende de escenarios externos también.

Queremos incrementar el turismo en Sudamérica, nosotros somos un mercado grande, los brasileños viajan mucho y gastan mucho dinero, por ejemplo el año pasado, 1.8 millones de brasileños viajaron a Florida; deberíamos mantener el turismo más entre países de Sudamérica y esa es una invitación para trabajar de forma más cercana y preparar mejores escenarios para los turistas en el continente.

Los mercados principales de Brasil sin la copa del mundo: Argentina, Estados Unidos y Alemanes. Uruguayos son muy recurrentes. 

Para ver el video de la entrevista haga click aquí.