Saatchi & Saatchi ha consolidado sus operaciones en España, con una agencia en Madrid y otra en Barcelona. De este modo, desaparecen en nuestro país las marcas Del Campo Saatchi & Saatchi y Saatchi & Saatchi Health Barcelona. A partir de ahora, la agencia unificará su nombre y pasará a llamarse únicamente Saatchi & Saatchi, con oficinas en Madrid y Barcelona.

Estos cambios responden al proceso de reestructuración que está acometiendo el Grupo Publicis a nivel global. En el caso de sus agencias creativas, como son Publicis, Leo Burnett o la propia Saatchi & Saatchi; pasarán a depender de la matriz Publicis Communications. En España, esta división estará comandada por Miguel Ángel Furones; y Arthur Sadoun será el presidente a nivel mundial. Por su parte, el director general de Saatchi & Saatchi en nuestro país seguirá siendo Federico Duberti, que hasta hace poco era el director general de Del Campo Saatchi & Saatchi España, puesto al que llegó en 2014.

La marca Del Campo Saatchi & Saatchi fue lanzada en 2012 para impulsar la agencia en España de la mano de Pablo del Campo, que en aquella época compaginaba la dirección creativa de la firma en nuestro país, así como en Argentina, donde labró su gran fama mundial haciendo grandes trabajos para clientes como Sony Playstation, Pampers, Ariel o Cadbury, Coca-Cola.

Precisamente, en paralelo a esta situación, Pablo del Campo anunció la semana pasada que abandonaba la dirección creativa global de Saatchi & Saatchi, después de 20 años en la compañía y dos en su último puesto. Será sustituido por Kate Stanners, actual directora creativa de la firma en Londres, puesto que mantendrá.

Del Campo motivaba su renuncia por su cansancio después de dos años de ritmo frenético. “Necesito parar un poco y relajarme durante unos meses. No he tenido vacaciones en dos años y medio”, explicó Del Campo. “Necesito volver a centrarme en lo que yo quiero, que es estar más conectado con la parte artística de la publicidad. Cuando estoy cerca del copywriter y del director de arte o, incluso, tengo la oportunidad de trabajar como copywriter, porque eso es lo que soy, estoy feliz. Cuando te nombran con un gran puesto, empiezas a olvidarte de todo ello. Al menos, eso es lo que me pasó”.

Su marcha ha producido pesar en la oficina española de Saatchi & Saatchi, pues fue su gran impulsor en 2012. “Para nosotros la salida de Pablo es una tristeza sobre todo desde lo personal, porque desde que asumió la dirección creativa global Pablo no tenía responsabilidades ejecutivas sobre la agencia. Todos hemos aprendido y disfrutado mucho de Pablo, y esta agencia tiene su espíritu más allá de que haya decidido alejarse de S&S“, resume Duberti en declaraciones para varios medios españoles.