[quads id=1]

Los gobiernos de Ecuador y Corea del Sur firmaron un Memorando de Entendimiento con el fin de construir un proyecto de generación de energía fotovoltaica y un sistema de almacenamiento energético en la isla San Cristóbal en Galápagos. El proyecto tiene como objetivo aportar a la disminución de combustibles fósiles en las islas Galápagos, con lo cual el Estado ecuatoriano se beneficiaría de la generación de energía renovable solar y al mismo tiempo generaría un ahorro, ya que se disminuye el uso de diésel para la producción de electricidad.

El acuerdo fue firmado por Mauro Intriago, Viceministro de Electricidad y Energía Renovable de Ecuador (MEER), y Hak-Do Kim, Presidente Ejecutivo de Korea Institute for Advancement of Technology (KIAT).

El proyecto está alineado a la política gubernamental de “Cero combustibles fósiles” en Galápagos y de esta manera contribuye a la mitigación del Cambio Climático.

“Para el año 2020, las islas Galápagos estarán cubiertas con fuentes de energía 100% renovables, como política Cero Combustible Fósil en las islas. Sabemos que están promoviendo activamente el desarrollo de nuevas fuentes de energía ecológicas” destacó Dak-Do Kim.

Además enfatizó que “en este proyecto de micro redes que utilizaría energía renovable, mejorará la calidad de vida de los residentes locales y, además, compartirá el conocimiento de la operación y mantenimiento para fortalecer la capacidad de las instituciones energéticas locales”.

El presupuesto destinado para la ejecución del proyecto es de 6 millones de dólares aproximadamente; los mismos que representan una Cooperación Oficial para el Desarrollo ODA – Official Development Assistance – del gobierno de la República de Corea del Sur, es decir, son de carácter no reembolsable. Los fondos han sido canalizados a través del KIAT.

El proyecto será ejecutado por ElecGalápagos EP y el consorcio de las empresas coreanas Woojin y KEPCO, y consisten en una planta fotovoltaica de 1MW y un sistema de almacenamiento de 1.4 MW en la isla San Cristóbal – Galápagos. Estas plantas serán construidas en un terreno donado, cercano al aeropuerto de San Cristóbal y beneficiará a los más de 7.000 habitantes de esa isla.

Esta nueva planta se suma al proyecto fotovoltaico de Santa Cruz ejecutado por KOICA, la agencia coreana de cooperación con fondos no reembolsables, proyecto que fue entregado en el 2016.

Fuente: KIAT