[quads id=1]

El Día de San Valentín es una de las temporadas pico de ventas para las rosas ecuatorianas, representando el 30% de las exportaciones del año. Ecuador es el tercer mayor exportador global de rosas, después de los Países Bajos y Colombia, ya que por sus características especiales las rosas ecuatorianas se han posicionado entre las más bellas del mundo.  En 2019, alrededor de 17.900 toneladas de rosas cultivadas en el país han sido despachadas a 130 destinos, siendo los principales Estados Unidos, Canadá, Rusia, Francia y los Países Bajos, según datos de la Asociación de Productores y Exportadores ( Expoflores).

Quiport ratificó que este año la meta planteada era superar el  nivel récord de 16.600 toneladas del año anterior, lo cual se habría logrado según las cifras preliminares. Sin embargo, Alejandro Martínez, gerente de Expoflores, aclaró en entrevista con Ecuavisa, que si bien se rompería la meta en cuanto a volumen, no es muy seguro que esto suceda en cuanto a las ganancias en general.

«Los precios han caído y el mercado que compra tiene más opciones dónde comprar. Además el hecho de no contar con un tratado de libre comercio con EEUU afecta, considerando que 48% de la producción nacional de rosas va a ese mercado” enfatizó.

Martínez detalló que “las ventas 2018 fueron de un 5% menos que 2017, cerrando en 811 millones de dólares, y se estima que 2019 cerraría en 808 millones de dólares”.

En cuanto a los nuevos mercados, Expoflores destaca que desde hace cinco años, las rosas ecuatorianas también son populares en China.

Santiago Luzuriaga, gerente de la florícola BellaRosa, explica en entrevista con Ecuavisa que en el mercado asiático “han llamado especialmente la atención las rosas teñidas, principalmente las que lucen los colores del arco iris”. Comenta que los clientes chinos crean historias y leyendas alrededor de las rosas y sus colores.

La rosa «es un producto que se maneja como la moda, que evoluciona según lo que los clientes buscan en él», dijo Socorro Martínez, gerente en Ecuador de Dümmen Orange, una compañía holandesa dedicada a la investigación de nuevas variedades, durante una visita de medios de comunicación a sus plantaciones.

Las rosas constituyen el cuarto producto de exportación no petrolera, generando ingresos superiores a los 800 millones de dólares al año.