[quads id=1]

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores, hacemos referencia al informe elaborado por La Comisión sobre el Futuro del Trabajo, respecto a la forma en que se podrá “forjar un futuro del trabajo que ofrezca oportunidades de empleo decente y trabajo sostenible para todos. Este informe fue presentado en Ginebra el 22 de enero y será sometido a consideración de la reunión del centenario de la Conferencia Internacional del Trabajo en junio de 2019” reseña la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El informe de la Comisión estableció que “nuevas fuerzas están transformando el mundo del trabajo: Desarrollo tecnológico, Cambio climático, Movimientos demográficos y Globalización. Estas transiciones reclaman que se tomen medidas firmes. Es preciso aprovechar el momento para descubrir las oportunidades que estos cambios llevan consigo” enfatizan.

“La Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo ha emprendido un examen en profundidad del futuro del trabajo. Su importante informe expone a grandes rasgos las medidas que es preciso acometer para lograr un futuro del trabajo que proporcione oportunidades de trabajo decente y sostenible para todos” resaltan.

Explican que “el informe propone un programa para el futuro del trabajo centrado en las personas que fortalezca el contrato social situando a los hombres, las mujeres y al trabajo que realizan en el centro de las políticas económicas y sociales y en la práctica empresarial”.

Este programa se asienta en tres ejes de actuación que, combinados entre sí generarían crecimiento, igualdad y sostenibilidad para las generaciones presentes y futuras:

  1. Invertir en las capacidades de las personas: A fin de permitir que las personas prosperen en una era digital, libre de emisiones de carbono, han de tenerse en cuenta las dimensiones más generales de desarrollo y progreso en las condiciones de vida, incluidos los derechos y un ambiente propicio que haga posible que las personas puedan ampliar sus oportunidades y mejorar su bienestar.

 

  1. Invertir en las instituciones del trabajo: Estas recomendaciones tratan de consolidar y revitalizar las instituciones del trabajo.Estas instituciones, desde la reglamentación y los contratos de empleo hasta los convenios colectivos y los sistemas de la inspección del trabajo, son las piedras angulares de una sociedad justa. Forjan los caminos que conducen a la formalización, la reducción de la pobreza laboral y un futuro de trabajo con dignidad, seguridad e igualdad económicas.

 

  1. Incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible: Las grandes transformaciones económicas en curso, relacionadas con las nuevas tecnologías, la convulsión demográfica y el cambio climático, tendrán efectos perturbadores y transformadores en nuestras economías y en el trabajo. Se requieren grandes inversiones que den forma y encaucen estas transformaciones para crear trabajo decente. Los países deben ahora priorizar inversiones sostenibles a largo plazo que favorezcan el desarrollo humano y protejan el planeta, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Finalmente hacen énfasis en que “el informe es el principio de un camino. Habida cuenta de que la OIT agrupa a gobiernos,empleadores y trabajadores de todo el mundo, resulta un organismo idóneo para ser brújula y guía del camino que tenemos por delante”.

Revisar el informe completo aquí

Respecto al Día Internacional de los Trabajadores

La OIT reseña que fue instituido por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París,1889) como homenaje a los Mártires de Chicago y como jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores.

En 1955, el Papa Pío XII estableció el 1° de Mayo como Día de San José, en reafirmación implícita de la conmemoración.

“La voz que van a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora» dijjo August Spies, uno de los “Mártires de Chicago”, líderes de la huelga iniciada el 1° de mayo de 1886, momentos antes de que ocurriera su ejecución.