[quads id=1]

Andrés Argüello, investigador del Observatorio de la PYME de la UASB, realiza un análisis de cómo están las MiPYMES en Ecuador. “Es complejo el escenario, es duro, hay mucho trabajo por hacer en lo que es emprendimiento y micro, pequeñas y medianas empresas” afirma

“De manera cuatrimestral, desde 2011, hacemos un levantamiento de información y tenemos datos que nos van diciendo cómo están las PYMES en el Ecuador” explica. “Algo que es importante señalar es que las MiPYMES tiene tendencia a seguir trabajando de la misma manera que lo han hecho siempre: 5 días laborales, 8 horas por día. No ha habido incremento de productividad. Tampoco hay mejoras en alcance de mercado, la mayoría se han enfocado en lo local o nacional y son incipientes las PYMES que exporta, representan un 6-7% a nivel nacional y los principales mercados a los que llegan son Colombia o Perú” detalla Argüello.

Considera que el tema de política publica enfocada a PYMES tiene un largo camino por delante. Refiere que el INEC publicó recién datos 2017 respecto a la estructura del sistema productivo, y en ellos se evidenciaba que las PYMES y microempresas están en su mayoría dedicadas al comercio y los servicios, un pequeño porcentaje a la industria y las que se enfocan en la exportación son un grupo muy pequeño.

Destaca como otro aspecto que debe reforzarse el tema de la tecnología. “Actualmente la Transformación 4.0 es tendencia, pero la mayoría de las PYMES todavía tienen tecnología manual y presentan la distorsión de creer que la adopción de tecnología es tener una laptop o redes. Es necesario apoyar la innovación”.

Como datos clave comenta que según las estadísticas “en Ecuador en 2017, 3 millones iniciaron un negocio, emprendieron. La cifra 2018 creo que va a ser igual. A nivel de los últimos años, en la región somos el país más emprendedor, pero lamentablemente, en los emprendimientos mueren rápido, no llegan a pasar los 3 meses de existencia según estudios de la ESPOL. Esto se debe a que la mayor parte de emprendimiento son por necesidad, no por oportunidad y porque falta el ingrediente de innovación”.

Argüello hace énfasis en que “si un emprendimiento no nace por una oportunidad de mercado o por tener un producto que va a revolucionar, está destinado al fracaso a menos que el emprendedor vaya reinventándose”.

Resalta que “hay que pensar en un mercado mundial, ver la calidad, capacidad de producción, el tema asociativo para crecer. En el caso de las oportunidades en mercado europeo por ejemplo, hay que pensar hasta qué punto nuestras Pymes están en posibilidad de llegar. Deben ponerse como prioridad el tema de certificaciones de comercio justo y de veganismo, tenemos muchos productos que si tuvieran estos sellos podrían acceder al mercado. A esto se suma el tema innovación que es fundamental y que no sólo se trata de tecnología. Hay un trabajo en conjunto que debemos realizar el sector publico, privado y nosotros como academia, que generamos el conocimiento, podemos impulsar ese ecosistema, apoyar en lo que hace falta”

Considera que “los acuerdos comerciales son las oportunidades, pero el desarrollo de la producción nacional es el siguiente paso. Hay un trabajo que hacer con las MiPYMES, y también con empresas grandes que sean como anclas, ese trabajo entre privado y privado. La línea de mercado es muy amplia”.

“Hay que cambiar también la visión que tenemos. Los datos del censo económico 2010, muestran que la mayor parte de empresas no hacen análisis de mercado antes de lanzar sus productos. Si no se hace estudios de mercado y dejamos al azar si el producto pega o no, ahí radica el problema. Por eso, una de las cosas que recomendamos a los emprendedores es elaborar un plan de negocios, contemplar posibles ingresos y gastos, pensar en si el mercado quiere o no mi producto, en qué se puede hacer. Deben testear el producto, ver si es factible. El trabajo que se debe hacer para que el negocio prospere es necesario” resalta Argüello.

Señala también que “las MiPymes actualmente generan 6 de cada 10 puestos de trabajo, pero es sólo mercado local lo que se maneja. Si bien se están haciendo esfuerzos, hay sectores que se están tratando de desarrollar, se quiere formar un ecosistema emprendedor a través de la alianza para el emprendimiento y la innovación que es  una iniciativa que tiene por objetivo ir vinculando organismos públicos y privados, todavía hay que trabajar más en quién es el ecosistema, cómo lo estamos vinculando, como sumar a otras universidades, trabajar de manera conjunta y no olvidar al Estado, para hacer una política pública”.

Finalmente, en cuanto a las perspectivas para 2019, resalta que “a nivel de datos económicos el panorama es complejo: hay una deuda que pagar, un sector público que se achica, una inversión que va a tender a disminuir. Pero donde están las dificultades hay que ver las oportunidades. Existe un gran campo, hay cientos de historias”.

Señala que “el 2018 fue un poco complejo, en 2019 no se avisora un crecimiento muy amplio. El subempleo ha crecido, casi 6 de cada 10 personas están en condiciones no adecuadas de empleo, apenas el 40% lo está, pero hay que hacer esfuerzo entre todos. Hay que abrir los canales para que haya inversiones. Una de las trabas es el tema legal, la normativa que va cambiando. Esas señales que emitimos al exterior evitan que la inversión llegue y que se fomente el crecimiento. Tenemos un camino largo por hacer, depende de nosotros hacer un mejor Ecuador. En este año esperamos que los emprendimientos que nazcan se mantengan, vamos a impulsar que el emprendimiento no desaparezca, que generemos mas empleo y vayamos creciendo”.

Escuchar la entrevista completa aquí: