UNICEF INVITA A APOYAR A LA NIÑEZ

Unicef se manifiesta a través de un comunicado de prensa enfatizando su presencia en Ecuador y destacando lo que podemos hacer por la niñez en el país. Luz Ángela Melo, representante de UNICEF en el país menciona una de las grandes campañas publicitarias que muchos recordaran “Máximo” y la pregunta es: ¿Qué hace tu marca por la niñez?

Quito, 01 de junio de 2022.- A través de un comunicado de prensa que compartimos con ustedes a continuación, UNICEF señala algunas buenas prácticas que las empresas pueden llevar a cabo por la niñez. 

Las empresas cumplen un papel fundamental al promover el cumplimiento de los derechos de los niños en sus prácticas y en las de toda su cadena de valor. Pueden comprometerse con el cuidado de la niñez al hacer productos que no atenten contra su salud o integridad. Pueden esforzarse para que sus colaboradores concilien el trabajo con su rol de padres o madres, para que cuenten con salas de lactancia equipadas adecuadamente, para que las licencias de paternidad y maternidad sean respetadas.”

UNICEF invita a unirse a la comunidad más grande del mundo en favor de la niñez y destaca manera para hacerlo desde casa, en el hogar, de manera individual y colectiva, incluyendo al Gobierno. 

“Todos los actores de la sociedad pueden contribuir para lograr una vida mejor para los niños y las niñas. Únete tú también a esta misión de UNICEF, síguenos en redes sociales y apoya nuestras acciones con una donación mensual. Sé parte de la comunidad más grande del mundo, para proteger los derechos de la infancia.”

 

La mejor manera de honrar el Día del Niño, que se celebra el 1 de junio en Ecuador, es comprometernos con los niños y niñas para que puedan crecer felices, tener oportunidades y desarrollar sus habilidades. Esta es la misión del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –UNICEF–, a la que pueden unirse todas las personas que sueñan con un mundo mejor.

UNICEF se creó en 1946 con el mandato de proteger a los niños afectados por la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, UNICEF ha estado en la primera línea de respuesta frente a crisis humanitarias, conflictos bélicos y desastres naturales. Han sido más de 75 años de trabajo sin descanso para proteger los derechos y el bienestar de todos los niños. Sin importar quiénes sean, de donde vengan o donde estén.

En Ecuador, UNICEF inició su trabajo en 1973. En estas casi cinco décadas, ha abogado por la promoción de la inversión social en favor de la infancia, el acceso universal y con enfoque intercultural a la salud y nutrición desde el primer momento de vida, la prevención de la violencia, el acceso a servicios y una educación de calidad.

Muchos recordarán a su icónico personaje, Máximo, el tucán que llevó principalmente el mensaje de la vacunación en los años 90. O se acordarán de “Niño Esperanza”, el programa televisivo que logró movilizar a la sociedad por los niños más vulnerables.

A inicios de los 2000, UNICEF apoyó la formación de un observatorio para monitorear los derechos de la niñez. La labor de producir evidencia sobre la situación de los niños sigue siendo uno de los pilares principales de la organización.

UNICEF acompañó al Estado y a la sociedad en algunos de los logros más importantes para la infancia en Ecuador, como la erradicación de la polio, la yodización universal de la sal para prevenir el cretinismo endémico, el acceso universal a vacunas o a la educación básica, y más recientemente la prohibición del matrimonio infantil. En los últimos años lanzamos la campaña “Ahora que lo ves, di no más”, para visibilizar una de las peores formas de violencia contra los niños: el abuso sexual.

Además, apoyamos al Ecuador ante los estragos del terremoto en 2016, la crisis migratoria de familias venezolanas que llegaron al país y la pandemia por COVID-19. En todas estas emergencias, trabajamos arduamente para que los derechos de los niños sean garantizados, para que su educación no se interrumpa, para que puedan acceder a salud, para que sean protegidos.

Aunque el Ecuador es un país con mejores condiciones para los niños que décadas atrás, la pandemia y la crisis económica han puesto en riesgo los logros alcanzados y amenazan con hacernos retroceder. Por eso, hoy es aún más importante que todos nos unamos por la causa de la niñez.

¿Qué podemos hacer?

A nivel individual, el cambio empieza por entender que los niños, niñas y adolescentes no son objetos, sino sujetos con derechos y que su opinión importa tanto como la de los adultos. Además, por estar en desarrollo, merecen protección especial y atención prioritaria. Todas las personas deben comprometerse a respetarlos y cuidarlos, educarlos sin violencia, tomarles en cuenta y escucharlos siempre.

Los adultos también pueden organizarse para hacer que los barrios y las comunidades sean lugares donde los niños son protegidos, donde cuentan con espacios seguros, donde pueden expresarse libremente, donde pueden caminar, jugar y crecer sin miedos ni peligros.

Las empresas cumplen un papel fundamental al promover el cumplimiento de los derechos de los niños en sus prácticas y en las de toda su cadena de valor. Pueden comprometerse con el cuidado de la niñez al hacer productos que no atenten contra su salud o integridad. Pueden esforzarse para que sus colaboradores concilien el trabajo con su rol de padres o madres, para que cuenten con salas de lactancia equipadas adecuadamente, para que las licencias de paternidad y maternidad sean respetadas.

Es clave que el Gobierno Nacional y las autoridades locales mantengan un compromiso político constante para priorizar la asignación presupuestaria permanente y los recursos humanos suficientes para que los niños y niñas de los hogares más vulnerables, que han sido los más golpeados por la pandemia, puedan acceder a servicios públicos de salud, educación y protección de calidad y con enfoque intercultural.

Todos los actores de la sociedad pueden contribuir para lograr una vida mejor para los niños y las niñas. Únete tú también a esta misión de UNICEF, síguenos en redes sociales y apoya nuestras acciones con una donación mensual. Sé parte de la comunidad más grande del mundo, para proteger los derechos de la infancia.

 

###