[quads id=1]

Para Diego Almeida, consultor senior en Almeida Guzmán Asociados Consultoría, la competencia en el Ecuador es un tema relativamente nuevo, en el 2011 entró en vigencia la Ley Orgánica de Regulación y Control de Poder de Mercado, que incluye el normar la monopolización que es distinta a los monopolios.

La misión de la Ley es controlar el correcto funcionamiento del mercado, a través de la prevención de los abusos del poder de mercado y de todas las prácticas en perjuicio de los consumidores y operadores económicos, a fin de construir la competitividad, la eficiencia y el bienestar general de la sociedad. En el marco de la norma y de acuerdo con los registros del INEC, el país es altamente concentrado es por esta razón que se debe hacer una diferenciación entre monopolio y monopolización.  “Si somos monopolio hay que adoptar buenas prácticas, hay que tener bien documentados los temas comerciales, de fijación de precios, etc”, señaló Almeida.

El monopolio se presenta cuando una empresa, aún pequeña, puede tener un gran poder de mercado en una zona específica, pueden crearse por situaciones geográficas de forma natural, o a consecuencia de las barreras de entrada. En estos casos, Diego sugiere que se debe tener cuidado de restringir la entrada de competidores, una situación que se da en Ecuador desde hace varios años, y se la interpreta como práctica común. “Si hay monopolio, éste debe ser responsable”, añade el consultor.

Ante la Superintendencia de Compañías, Almeida indica que las empresas, a través de terceros, deben documentar sus prácticas comerciales en forma detallada y en las reuniones de directorio tratar temas que no generen conflictos de interés, especialmente con los gremios y mantener sus actividades fuera de la fijación de precios, evitar que se repartan el mercado, etc.

Tajhire Proaño P.